Departamento de vigilancia epidemiológica

La Vigilancia Epidemiológica es un sistema que recolecta información sobre los eventos de interés medico epidemiológico, capaz de analizar la información y proporcionar un panorama sólido que permita iniciar, profundizar o rectificar acciones de prevención y control.

 

Las acciones de vigilancia epidemiológica se apoyan en el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE), el cual se concibe como el conjunto de relaciones formales y funcionales, en el cual participan coordinadamente las instituciones del Sistema Nacional de Salud, para llevar a cabo de manera oportuna y uniforme la vigilancia epidemiológica.

 

El sistema de vigilancia epidemiológica estatal, tiene por objeto obtener conocimientos oportunos, uniformes, completos y confiables referentes al proceso salud-enfermedad en la población, a partir de la información generada en los servicios de salud en el ámbito local, jurisdiccional y estatal o sus equivalentes institucionales, para ser utilizados en la planeación, capacitación, investigación y evaluación de los programas de prevención, control, eliminación y erradicación y; en su caso; de tratamiento y rehabilitación.

 

La coordinación adecuada entre todo el personal que forma del departamento es importante para lograr el control y prevención de los padecimientos sujetos a esta vigilancia.

 

La vigilancia epidemiológica está constituida principalmente de cuatro elementos:

 

1. Un sistema de información, definido como el proceso sistemático de recolección, recuento y clasificación, presentación y análisis de los datos de la epidemia de sida en la población; que además cumpla con los requisitos básicos de calidad como: la integridad, la exactitud, la oportunidad y la comparabilidad.

2. Recursos humanos instruidos en epidemiología capaces de estimar la magnitud que representa, detectar epidemias o subepidemias, documentar la distribución y propagación de los padecimientos, detectar y efectuar el seguimiento de casos y realizar el diagnóstico de laboratorio; con el objeto de ayudar a planificar, ejecutar y evaluar las acciones para la prevención y control del sida.

3. Laboratorios que garanticen la confirmación o descarte de diagnósticos de los padecimientos sujetos a vigilancia.

4. Un sistema de evaluación y supervisión con asesoría técnica en los distintos niveles técnico-administrativos.

 

Organización

 

El Sistema Vigilancia Epidemiológica es el resultado de un conjunto de relaciones funcionales, en el cual participan coordinadamente los Servicios Estatales de Salud para población abierta, Institutos de Seguridad Social, el DIF, Secretaría de la Defensa Nacional, Secretaría de la Marina, Servicios Médicos de PEMEX, institutos de salud, servicios médicos privados de salud, Médicos en ejercicio libre de su profesión, también intervienen las escuelas y facultades de medicina y enfermería, cuerpos colegiados, asociaciones médicas, clubes de servicios y población en general los cuales conforman:

 

* Las Unidades de Vigilancia Epidemiológica (uve)

* Grupos institucionales

* Grupos interinstitucionales

* Órgano normativo

 

Estableciendo una coordinación en los siguientes niveles:

 

1. Local

Hace referencia a los recursos humanos que están capacitados para identificar casos, tienen el compromiso del estudio inmediato de los casos, el seguimiento clínico y epidemiológico de los casos probables hasta su clasificación definitiva. En este nivel se incluyen las unidades de 1°, 2° y 3er. nivel de atención. La Jurisdicción Sanitaria está ubicada dentro de este nivel contando con un responsable jurisdiccional de la vigilancia epidemiológica (Epidemiólogo jurisdiccional).

2. Estatal

Se ubican en las delegaciones de los institutos de salud, el Consejo Estatal de Vigilancia Epidemiológica (CEVE), es el responsable estatal de vigilancia epidemiológica y sus equivalentes en la organización gubernamental de prestación de servicios de la población abierta, así como otras instituciones identificarán este nivel para la notificación y apoyo de los casos detectados.

3. Nacional

Comprende las jefaturas nacionales de vigilancia epidemiológica de los institutos de seguridad social y de otras dependencias sectoriales, el Comité Nacional de Vigilancia Epidemiológica (CONAVE), el Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (INDRE) y la Dirección General de Epidemiología (DGE) de la SSA. La DGE tiene la responsabilidad de la coordinación nacional para la vigilancia epidemiológica, entre los estados.

 

Instrumentos de recolección

 

Se utilizarán los formatos denominados “Notificación y Estudio Epidemiológico de caso” (SUIVE-2-2003) y el de “Informe Semanal de Casos Nuevos” (SUIVE-1-2003), para recolectar la información de los casos; el “Formato de estudio de brote” (SUIVE-3-2003), todos son enviados por el epidemiólogo de la unidad de vigilancia epidemiológica del nivel técnico-administrativo correspondiente, así como todos los constituidos por los programas que forman la vigilancia epidemiológica y los establecidos en las NOM´s de cada programa sustantivos y aquellos que determine el CEVE.

 

Las unidades de vigilancia epidemiológica local serán las encargadas de la notificación oportuna y completa de los casos en los formatos establecidos, así como la toma de muestras correspondiente con el fin de confirmar o descartar el diagnostico de sospecha, o continuar con el seguimiento de los mismos hasta su clasificación final.

 

Los laboratorios participan en el flujo de información enviando a la jurisdicción sanitaria correspondiente la información de casos con resultados positivos o negativos o directamente a los servicios estatales de salud; donde se reenviaran a la jurisdicción que corresponda dar el seguimiento.

 

De acuerdo con la normatividad vigente, los padecimientos pueden ser de notificación inmediata, semanal, mensual y el concentrado anual y se aplica a todo el estado; por ello cualquier servidor de salud que conozca y trate un caso deberá notificarlo a la Unidad de Salud de la Secretaría de Salud del área geográfica correspondiente.

 

En estas circunstancias la fuente de información es el paciente mismo, del cual el médico tratante o quien lo atiende obtiene la información, con la que se llena el formato de estudio de caso, informe semanal o estudio de brote.

 

Los formatos anteriores serán recolectados por la jurisdicción del área correspondiente, en donde se verificarán los datos y, en su caso, se corregirán y capturarán dentro del SUAVE para su descripción y análisis en la jurisdicción. Una vez capturados los datos se enviarán los estudios epidemiológicos al nivel estatal por mensajería donde se procesarán para su análisis y envío por el mismo conducto a la Dirección General de Epidemiología para su concentración, control y análisis, así como el concentrado semanal del SUIVE en la semana correspondiente.

En cada uno de estos niveles se desarrollarán las investigaciones epidemiológicas respectivas que permitirán definir las políticas y las acciones de prevención y control. Se respetará la normatividad y flujos de información de cada institución, pero siempre con el apego de la NOM-017-SSA2-1994 “Para la Vigilancia Epidemiológica”.

 

Notificación

 

La detección del caso es el detonador de una serie de actividades de vigilancia epidemiológica, dentro de las cuales la notificación y el estudio oportuno de casos son la base para conocer la situación real de la enfermedad. Como parte del estudio epidemiológico, el estudio de contactos y su seguimiento son la estrategia que, por un lado, ampliará el conocimiento de lo que ocurre con el caso, así como las posibilidades de acciones de prevención y control; y por otro lado puede ser una estrategia que a futuro contribuya a la modificación del comportamiento de la enfermedad.

 

La notificación o aviso se hará en los formatos aprobados por la Secretaría de Salud de acuerdo con los procedimientos (calidad, oportunidad, confidencialidad, etc) que establece la Norma Oficial Mexicana NOM-017

 

El análisis de la mortalidad reviste una gran importancia en la vigilancia epidemiológica, ya que al igual que la tasa de incidencia, mide la frecuencia de eventos, lo que requiere especificación del periodo durante el cual se han contado las defunciones. La unidad médica expedirá el certificado de defunción y enviará a través del familiar el original y dos copias al Registro Civil. La jurisdicción se encargará de recolectar los certificados de defunción en la oficialía del Registro Civil (cada semana o cada 15 días en casos especiales).

 

La jurisdicción sanitaria (que inicia la vigilancia epidemiológica de la mortalidad) es la responsable de asegurar la revisión inicial de los certificados de defunción, con el objeto de identificar las muertes sujetas a vigilancia epidemiológica (entre ellas sida); la vigilancia se efectuará de acuerdo con lo siguiente: Al revisar los certificados, ratificación del diagnóstico en el formato de ratificación y rectificación; envío del original al nivel estatal, quien a su vez lo enviará al INEGI y una copia a la DGE. La jurisdicción es la responsable de integrar la información de las unidades del Sistema Nacional de Salud de su área de adscripción, así como de la revisión, concentración, proceso y análisis de información. La jurisdicción deberá informar a las unidades sobre los casos conocidos por otras fuentes (casos identificados por la SSA y que son derechohabientes de IMSS, ISSSTE, etcétera). La jurisdicción deberá enviar la información rectificada, analizada y validada a nivel estatal de manera concentrada y oportuna.

 

El nivel estatal es el responsable de coordinar actividades y de la revisión, validación, concentración de información conservando copia de los estudios para soporte documental y de enviarla a nivel central de manera oportuna.

 

Análisis de la información

 

1. El análisis se deberá realizar con la validación de la información de la base de datos de acuerdo con lo siguiente:

2. Comparar la información de las bases de datos del registro y de mortalidad para actualizar los faltantes

3. Comparar la información de las bases de datos jurisdiccionales, institucionales y estatales para la concordancia en la información.

4. Hacer análisis descriptivo (edad, sexo, institución, lugar de atención, fecha de la defunción, ocupación, causas asociadas de muerte).

5. Monitorear las tasas de mortalidad y letalidad periódicamente.

 

Supervisión y evaluación

 

La supervisión se realizará de forma vertical del nivel nacional al estatal, del estatal al jurisdiccional y este a su vez a las unidades de salud generadoras de la información. El objetivo será asesorar en cuanto a la metodología de la población a estudiar, conocimiento de la Norma Oficial Mexicana, la obtención de la muestra sanguínea, sensibilización, consejería u orientación, validación y cruce de información, según el nivel de que se trate.

 

La evaluación estará de acuerdo con los indicadores de excelencia en general y específicamente de resultados si se trata del nivel nacional al estatal y los de proceso del estatal al jurisdiccional, con énfasis de los indicadores de caminando a la excelencia.

 

Indicadores de proceso

 

* Los que determine cada programa

 

Indicadores de resultado

 

* Los que determiné cada programa

 

Indicadores de Excelencia

 

* Los que determine el nivel nacional

 

La información deberá difundirse con la oportunidad que a continuación se detalla (dependiendo de los recursos):

 

Semanalmente: en boletines específicos, en caso de que existan, en el nivel técnico-administrativo correspondiente. Se sugiere para este caso sólo informar de la distribución geográfica, y en donde se describan las categorías de riesgo respectiva (sexo, edad, etc) comparada con lo ocurrido en la misma semana del año anterior.

 

Mensualmente: podría ser incluida en los boletines semanales con la incorporación de cuadros que describan la distribución por categorías de riesgo, edad y sexo, comparadas temporalmente con el año anterior.

 

Trimestralmente: en este caso se considera publicar una información más detallada donde se incluya comparaciones con los tres años anteriores de la distribución de las categorías de riesgo por sexo, edad y distribución geográfica, así como la distribución por evolución.

 

Anualmente: un resumen de las prevalencias encontradas en las encuestas centinelas, un reporte de la evolución de la incidencia y finalmente la descripción temporalizada de la mortalidad.

 

Se deberán de elaborar documentos con análisis específico. Sin embargo, cada nivel o institución deberá difundir por lo menos cada 6 meses su información con cifras oficiales, en apego al proyecto de normatividad de cada institución.

 

El Departamento de epidemiología se encargara de:

 

1. Coordinar, supervisar y evaluar los programas en materia de vigilancia epidemiológica y de prevención y protección de la salud.

2. Conducir y realizar en el ámbito estatal, jurisdiccional y local las actividades de investigación epidemiológica y de la operación de los programas de vigilancia epidemiológica y de prevención y protección de la salud.

3. Coordinar la elaboración de las bases y conducción en materia de atención a la salud de la infancia (formada por cuatro componentes: vacunación, EDA´s, IRA´s y nutrición) y adolescencia; de urgencias epidemiológicas, accidentes y desastres; de prevención y control de enfermedades transmisibles y no transmisibles; vigilancia del cólera, VIH/SIDA, así como de vigilancia epidemiológica y laboratorio.

4. Establecer y operar los mecanismos en coordinación con las unidades administrativas competentes, para llevar a cabo la supervisión integral de los programas prioritarios encomendados a la Dirección de Prevención y Protección de la Salud.

5. Colaborar con las unidades administrativas competentes en acciones de investigación en materia de prevención y control de enfermedades, así como participar en la realización de estudios que permitan mejorar y actualizar los métodos y técnicas en la materia.

6. Participar en la elaboración y difusión, así como vigilar la aplicación y cumplimiento de las normas oficiales mexicanas en materia de su competencia cuando así se requiera.

7. Determinar en coordinación con las unidades administrativas competentes, la capacitación del personal institucional que interviene en el desarrollo y aplicación de los programas de prevención y control de enfermedades y de vigilancia epidemiológica.

8. Determinar, aplicar y evaluar las medidas de prevención y control de los problemas epidemiológicos en el estado.

9. Coordinar la evaluación del impacto de los programas de prevención y control de enfermedades.

10. Vigilar la correcta operación del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, así como las acciones de vigilancia epidemiológica estatal.

11. Establecer en coordinación con las unidades administrativas competentes y en el ámbito de su competencia, las acciones de supervisión y evaluación de los registros nominales de casos de enfermedades.

12. Coordinar la difusión de los resultados e información generada por las acciones de prevención y control de enfermedades, atención de urgencias y desastres, vigilancia epidemiológica y demás acciones que lleva a cabo.

13. Coordinar junto con los responsables de los programas la elaboración del POA del año correspondiente.

14. Coordinar la Vigilancia epidemiológica de las jurisdicciones sanitarias a través del responsable de la misma en la jurisdicción.

15. Coordinara la elaboración de los programas de acción que competan a su departamento.

16. Elaborara boletines periódicos que contenga la información de morbi-mortalidad más relevante en el estado.

17. Coordinara, participara e informara de las reuniones de comité que depende de su área.

18. Participar el la formulación e instrumentación de los proyectos y programas específicos que determine el Subdirector de Salud Publica o su jefe inmediato.

19. Difundir en forma oportuna los resultados e información generada por las acciones de prevención y protección de la salud.